News

Una Nueva Demanda Alega que Smithfield le Mintió al Público a Costa de las Vidas de los Trabajadores

Para su publicación inmediata: el 21 de junio, 2021

Contacto: Masha Vernik, Public Justice
mvernik@publicjustice.net, (305) 542-8400

Una Nueva Demanda Alega que Smithfield le Mintió al Público a Costa de las Vidas de los Trabajadores

Un Grupo Defensor Demanda a Smithfield por Engañar a los Consumidores Sobre la Protección a los Trabajadores e inminente escasez de Carne

La organización Food & Water Watch, representada por Public Justice presentó la semana pasada una demanda ante la Corte Superior del Distrito de Columbia contra Smithfield Foods, alegando que la planta procesadora de carne multinacional le mintió repetidamente a los consumidores durante la pandemia de COVID-19 para proteger su balance final—a costa de las vidas de los trabajadores.

Durante la pandemia, Smithfield montó una campaña agresiva de relaciones públicas basada en dos afirmaciones: que la compañía estaba protegiendo a los trabajadores en sus establecimientos y que iba a haber escasez de carnes si las plantas de procesamiento fueran forzadas a cerrar. La demanda de hoy alega que las dos afirmaciones fueron mentiras.

“Las corporaciones como Smithfield prefieren habitualmente las ganancias sobre las personas. La compañía falló completamente en proteger a sus trabajadores mientras el coronavirus se propagó como fuego incontrolado en todos los establecimientos de procesamiento de carne, y el sembrado de miedo sobre la escasez de carne fue diseñado para explotar el pánico del consumidor y estimular las ventas. Smithfield puso las vidas de los trabajadores en riesgo en el nombre de la avaricia corporativa y convirtió a un lugar notoriamente peligroso en un lugar mortal,” dijo Wenonah Hauter, Directora Ejecutiva Food & Water Watch, la organización defensora que está presentando el caso en nombre de los consumidores y el público en general.

El COVID-19 puso al descubierto el abuso crónico de los trabajadores. Durante la crisis, los trabajadores de empaque de carne que son principalmente personas de color, han sufrido brotes masivos de COVID-19 en sus comunidades. Más de 58,000 trabajadores de empaque de carne han contraído COVID-19, y 293 han muerto.

“Smithfield lideró una campaña coordinada para decirle a los consumidores que estaba protegiendo a los trabajadores—pero en realidad, no lo estaba haciendo. Smithfield también asustó a los consumidores al hacerles pensar que la escasez de carne estaba cerca—pero eso tampoco era la verdad. Los consumidores del Distrito de Columbia tienen derecho a la información veraz y deben de hacer a las compañías responsables cuando mienten para proteger sus negocios y marca—especialmente cuando esas mentiras se hacen a costa de las vidas de los trabajadores,” dijo Randy Chen, abogada de equipo en Public Justice, quien es parte del equipo legal en la demanda.

Para mitigar las preocupaciones del consumidor sobre la seguridad de los trabajadores, Smithfield dijo que estaba protegiendo agresivamente a los trabajadores de empaque de carne. Por medio de anuncios, redes sociales, declaraciones en el sitio web, la compañía afirmó que estaba implementando una cantidad de medidas para proteger a los trabajadores del COVID-19—incluyendo la provisión de equipo protector personal, relajando la política de permiso para ausentarse, y asociándose con los departamentos de salud estatales y locales.

En realidad, estas declaraciones no eran verdaderas. De hecho los trabajadores estaban gravemente en peligro, y los mataderos de Smithfield surgieron repetidamente como epicentros para los brotes del COVID-19. Más de 3,200 empleados de Smithfield han contraído COVID-19. Según los trabajadores y los reguladores de seguridad del gobierno, Smithfield no había proveído las medidas de seguridad que había prometido. Smithfield incluso minó los esfuerzos de los oficiales gubernamentales que protegen la seguridad de los trabajadores al fallar en reportar los casos de COVID-19 entre sus cuerpos laborales y puso obstrucciones a los esfuerzos que mantiene a los trabajadores seguros.

Además, Smithfield alimentó el miedo del consumidor sobre la escasez nacional  inminente de la carne. Esto tuvo el efecto de aumentar la demanda por los productos de Smithfield, mientras los consumidores iban rápidamente en pánico a las tiendas de abarrotes para almacenar carne.

Pero esto también fue engañoso, porque la escasez de carne nunca estuvo en el horizonte. Todo lo contrario: mientras Smithfield le estaba diciendo a los Americanos que el cielo se estaba cayendo, estaba radicalmente aumentando sus exportaciones al extranjero a niveles altos récord. Miles de millones de libras de carne se detuvieron en el congelador de los depósitos a lo largo del país–más de lo suficiente para mantener los supermercados almacenados por meses aun si la producción disminuyera.

Una copia de la demanda presentada hoy está disponible aquí.

The Public Justice Food Project es el único proyecto legal en el país que se enfoca únicamente en desmantelar las estructuras que habilitan a consolidación del poder corporativo y prácticas extractivas en el sistema de alimentos y apoya la visión de la agricultura animal que es regenerativa, humana, y poseída por granjeros independientes.

Food & Water Watch moviliza a las personas a construir poder político para mover soluciones audaces y absolutas a los problemas de nuestros tiempos más urgentes de alimentos, agua y clima. Usamos la organización de base, educación, investigación, análisis de políticas, y litigio  para proteger la salud, comunidades y democracy de la personas de los poderes destructivos de los poderes de los intereses económicos.